Archivo del Autor: Ada Mabel Mier Núñez

FINAL DEL CAMINO/INICIO DEL CAMINO



Definitivamente noto un cambio de perspectiva en mi comprensión del uso de redes, a partir de mi tránsito por TRAL. 
 Este video que resume mi experiencia. Es mi primer video editado con KNOVIO, y subido enYOU TUBE, así que al final he incorporado dos herramientas más.
Mis espacios en la RED, al perder el miedo, se han ampliado.

Cuando realicé mi APA me di cuenta de mi aislamiento, de una estructura esquematizada y separada. Me di a la tarea de comprometerme en un esfuerzo por CAMBIAR MI FORMA DE PENSAR respecto de la red. Esto me suponía el reto de perder el miedo, lo que supuso deshacerme de creencias arraigadas y abrirme al aprendizaje junto con otros y me comprometí a dedicar tiempo, para conocer nuevas herramientas y empezar a explorarlas.

Tomé la decisión de formar parte de una RED DISTRIBUIDA y empecé a aprender a INTERACTUAR con otros a través de la RED

El PUBLICAR en un blog este proceso no estuvo libre de temores en un principio. Poco a poco fui creciendo en confianza. A esto contribuyeron algunos de mis compañeros que, con sus comentarios y su proceso, me animaron a seguir en este empeño. En ese proceso de interacción y de conciencia del mundo de mis relaciones me di cuenta que es complejo este mundo de relaciones... y es infinito... como infinita puede ser la red...

Acostumbrada al contacto directo con las personas me costó trabajo crear relaciones en red y sentir el contacto, poco a poco. Éste se fue dando en la medida en que cada uno nos fuimos involucrando y comprometiendo más en tejer red, en tejer relaciones en la red. Así fuimos formando una comunidad de aprendizaje. Incorporé nuevas herramientas para comunicarme: el blog, el twitter, a través de la comunidad GOOGLE+, y algunas otras de aprendizaje: Diigo, Evernote, LINKEDLN. Ahora soy consciente que en un grupo, sea personal o virtual, cada persona contribuye con su sí mismo, con su originalidad a dar vida, a tejer redes de aprendizaje.

Recupero, por último, de la tercera etapa, algo muy útil: pasar de una red de aprendizaje a una comunidad. No me resultó difícil, puesto que mi vida se desenvuelve precisamente en las comunidades. Sin embargo, pude ver con claridad que se me presentaban tres desafíos fundamentales:
  • Ø  buscar apoyo en expertos para dar más calidad a lo que ya hacemos;
  • Ø  ampliar la información y compartirla en un espacio mucho más amplio, más allá de nuestros ‘espacios conocidos y seguros, y por último
  • Ø  invertir en la formación de los miembros de la comunidad para que contribuyan activamente en la construcción de objetivos, realización de materiales y toma de decisiones.


Realizar el mapa de ruta, quedándome con lo realizable y evaluable, me dio la confianza de que algo nuevo se abre hacia el futuro.

En este proceso de TRAL han cambiado en mí paradigmas, hay claridad, hay nuevos aprendizajes y destrezas, hay un camino nuevo por recorrer no sola, sino en compañía. Y, vuelvo a la persona, a su centralidad, a la persona en relación de la que dependen proyectos, estrategias, cambios, innovaciones y todo tipo de comunidad, sea presencial o virtual.

El proceso está iniciado, sería interesante volver en unos tres meses y ver qué camino he hecho. Me queda mucho por explorar, por hacerme un poco más experta en el uso de nuevas herramientas. Me faltó tiempo. Y, también, la principal dificultad fue la asincronía de los participantes. Creo que eso no favoreció tanto la experiencia.



Pero, definitivamente, TRAL ha afectado a mi entorno. Quienes me conocieron antes de TRAL se sorprenden que ahora abogo por el uso de tecnologías en RED y se me ha propuesto desde el gobierno provincial que exponga la propuesta, lo cual es sumamente positivo y hay posibilidad de crecer, como comunidad, en mayor presencia en la RED.

Reflexionando sobre lo aprendido


Al final de este nivel puedo recuperar la utilidad del camino realizado. El mapa de estrategias de intervención ha dado claridad para aterrizar en lo concreto los objetivos a los que llegué en el nivel siete y que dieron paso al nivel 8.

Descubro que como comunidad que aprende (CoA) y como comunidad de práctica (CoP) todavía nos faltan herramientas por incorporar, sin embargo, considero que las metas y las actividades están definidas y parten de la realidad.

 El mapa que realicé lo hice pensando en una aplicación real en mi comunidad profesional (la comunidad religiosa). De hecho, lo voy a presentar a principios de agosto en que tenemos una reunión de evaluación y programación, justamente para hacer el proyecto que guiará nuestro trabajo durante 2016-2017.
 
Además, encuentro otros muchos ámbitos en los cuales puedo hacer esto mismo: la comunidad de aprendizaje (CoA) en la maestría; el grupo con el que voy a intervenir dentro de unas semanas en “Desarrollo Humano y ecología emocional”, los grupos de jóvenes que atendemos en nuestra misión. En fin, creo que, como dice Aída Hernández, de TRAL, pertenecemos a muchos grupos y a pocas comunidades. La idea sería ir tratando de hacer comunidades de aprendizaje, de práctica y virtuales.

 He concluido el nivel 8.

 

Estrategias de intervención


Llegada a este punto, y al realizar este mapa mental con estrategias de intervención he tratado de estar bien plantada en la realidad. Como les compartía anteriormente, la organización comunitaria que vivimos quizá me facilita la realización de estas actividades concretas y la visualización de responsables, de tiempos de gestión y de evaluación.
En él he eliminado algunos elementos:
- Conversaciones abiertas
- Cultivo de comunidad
- Contenido
En este momento de la realización del mapa, es más importante atender los elementos que he seleccionado.
Así ha quedado este mapa de estrategias:


Cuando hablo de equipo provincial o gobierno provincial, me refiero a aquellas personas que conforman un equipo de gobierno que puede tomar decisiones y delegar responsabilidades. Es por ello que la mayor parte de las actividades lo moverá el equipo provincial o personas que nombren como delegadas. El gobierno local es el que rige a una comunidad específica. Quizá te venga bien leer la entrada que publiqué como "comunidad".

Me doy cuenta que la nueva aportación es una apertura a herramientas que, actualmente, usamos poco, sobre todo en línea. Quizá la primera sorprendida soy yo. Pero también, cuando lo comuniqué a mi superiora provincial se sorprende que ahora, tres meses después en que manifestaba abiertamente mi desconfianza de las redes sociales y de publicaciones y uso de herramientas web, ahora intente comprometerme y comprometer a otras en el uso de las mismas. Lo que dibujo no es una ilusión, un sueño, es un proyecto real del que estoy teniendo oportunidad de hablar en estos días con el equipo provincial.
Al dibujar nuevamente mi diagrama araña, hay también modificaciones:


¿Qué ha cambiado?
Si en el nivel anterior llegué a tres objetivos concretos, en los que eran importantes el acceso a experticia, ampliar el contexto y la participación individual, al realizar el mapa organizador y tomar conciencia de las estrategias que cada intervención requiere, de las actividades y herramientas, cambia el diagrama de araña.
En él permanecen algunos puntos en su sitio:
- las reuniones
- el cultivo de la comunidad
- la participación individual.
Otros elementos disminuyen su intensidad, no porque sean menos importantes, sino porque quizá no requieren tanta atención en estos momentos:
- las conversaciones abiertas
- el contenido
En este proceso de intervención es necesario poner atención a:
- Los proyectos, que de hecho se hacen, pero que aporto novedades, desde lo aprendido en este taller.
- El acceso a expertos, para llevar a cabo nuestra tarea con los jóvenes y poder acceder más y mejor a las herramientas en línea que pueden acercarnos mucho más al mundo juvenil.
- Las relaciones, pues del conocimiento mutuo, de la interacción, de la comunicación, del desarrollo de la confianza entre nosotras depende, en gran medida que los proyectos se lleven a cabo y que las otras áreas puedan desarrollarse.

En el fondo vuelvo a la persona, a su centralidad. A la persona en relación de la que dependen proyectos, estrategias, cambios, innovaciones y todo tipo de comunidad, sea presencial o virtual.
Espero tus comentarios!

Algo nuevo ha surgido

Reflexionando sobre lo aprendido
En este nivel de TRAL experimento que el mayor logro fue llegar a objetivos concretos. Fue como dejarme empapar de toda la experiencia vivida en los niveles anteriores y fluir…

Cuando empecé a leer en lo que consistía el nivel 7 me parecía como una cuesta arriba… y pensé: no sé si voy a poder. Cuando iba viendo los trabajos de mis compañeras me sentía preocupada… cuando me senté a escribir y a realizar los diagramas vi como todo, sencillamente fue brotando. Era como la cosecha de una siembra. Los objetivos se ajustan a mi realidad concreta y me gustaron.

Creo que esos objetivos son una gran oportunidad personal y comunitaria. Son una luz en el proceso que vivimos en mi realidad concreta, en mi “profesión”. Y deseo compartirlos con mi comunidad. Lo voy a hacer, sin duda…

Porque en este proceso de TRAL han cambiado en mí paradigmas, hay claridad, hay nuevos aprendizajes, hay destrezas nuevas y hay un camino nuevo por recorrer no sola, sino en compañía.

Así concluyo este Nivel.

INGREDIENTES…


A lo largo de TRAL he ido siguiendo varios blogs de mis compañeros, al principio iba abriendo uno a uno los blogs de los participantes, hasta que me di cuenta que muchos solo tenían la primera página y no la habían vuelto a alimentar. Y, poco a poco, me quedé con un pequeño círculo, con una comunidad TRAL 2016 formada por: Ma. Del Carmen Liévanos, Elda Luz Martínez, Norma García Silva, Roxana Beltrán de Cantarely, Verónica Pérez Chávez, Aída María Hernandez, Vicente Alarcón, Yunuen Alcaraz Mejía (que también se quedaron atrás…). Me animé a incursionar en los blogs de los traleros de Colombia y me he dejado enriquecer por Pedro Saa, Adriana Patricia López Valencia, Constanza Gómez.

En mi canasta de compras de ingredientes, rescato poco, pues podría ser mucho más de todo lo que cada una-cada uno me ha dejado.

Roxana me ofreció: INTERCAMBIO DE EXPERIENCIAS:


El intercambio de experiencias enriquece y hace que reflexionemos”

Ma. Del Carmen: CONSTRUIR LAZOS DE CONFIANZA Y TENER PACIENCIA:


“Construir lazos de confianza que implican más allá de lo académico y de lo laboral se vuelve de vital importancia para lograr una verdadera colaboración… Añadiría yo, además, la paciencia para construir códigos comunes de comunicación e intercambio que nos permitan sentirnos cercanos a pesar de la lejanía física.”

Aída María: COMPROMISO:


“Me doy cuenta que pertenezco a muchos grupos y a pocas comunidades. Noto una gran diferencia entre estos dos conceptos. Puesto que no es lo mismo participar que tener un compromiso…”

Elda Luz Martínez: CREATIVIDAD, CONSTANCIA, PERSPECTIVA:


“Es muy importante tener perspectivas para continuar aprendiendo”

Norma García: APERTURA PARA REPLANTEAR NUESTRA FORMA DE APRENDER:


La narrativa personal fue la apertura para replantearme mis formas de aprender, mis áreas de confort, para ampliar los horizontes y entender la importancia de compartir con otros en línea.

Verónica: EXCURSIONES TECNOLÓGICAS:

“creo que estos módulos son para que vayamos universalizando el uso de la red y no nos quedemos con una idea parcial de este recurso, además que incluyeron un ingrediente que fue las excursiones tecnológicas…”


Y, entre todos, reconocemos que los ingredientes indispensables para construir TRAL son: Perseverancia, dedicación en tiempo, aprender a acompañarnos a distancia.

¡Desde aquí mi agradecimiento a todas/os ustedes!

Hacia el cambio


Orientaciones de comunidad.

La realización de este ejercicio me ha llevado a tomar conciencia de la realidad de mi red profesional, de los puntos fuertes y los débiles que esperan un fortalecimiento. Personalmente encuentro el fundamento en la comunidad y en el artículo que acabo de escribir.

Aquí está mi diagrama de araña:
 

Las líneas rojas señalan la realidad y las verdes señalan los desafíos.

Veo tres desafíos fundamentales:

Acceso a experticia: creo que es importante “buscar apoyo en expertos en temáticas relevantes que le vayan dando más calidad a lo que ya hacemos y al cómo lo hacemos”. En este ámbito cobran especial interés algunos temas como ampliación del uso de herramientas web, la pedagogía juvenil, el desarrollo humano para fortalecer tanto a las personas como a los grupos. Temas todos que atañen no solo a la comunidad, sino a los destinatarios de nuestra misión y todas las personas laicas que colaboran con nosotras.

Contexto: gracias a esta experiencia en TRAL, estoy convencida que podríamos “ampliar la información y compartirla en un espacio mucho más amplio, más allá de nuestros ‘espacios conocidos’”. Aunque nos encontramos en todo el mundo, sin embargo, muchas veces nos limitamos a intercambiar información entre nosotras mismas, sin darnos cuenta que nuestro hacer y nuestra pedagogía propia pueden interesar en otros ámbitos.

Participación individual: “Invertir en la formación de los miembros de la comunidad (local, provincial, mundial) para que sus aportaciones en la construcción de objetivos, realización de materiales y toma de decisiones sean desde una preparación cualificada, unida a la experiencia.”

Creo que estos tres desafíos son posibles y evaluables a corto plazo.

Todo cambio, por pequeño que sea, hace que nuestro entorno se transforme. Nunca sabremos a ciencia cierta, todos los cambios que vamos haciendo posibles, cuando se van modificando nuestras creencias y estructuras.
Para concluir, me viene a la mente la aportación de Seth Godin en el video con el que iniciamos este nivel, para que el cambio sea posible es necesario:


COMUNIDAD

Ampliando la mirada
Orientaciones de comunidad

No me ha resultado difícil hacer la lectura de Galvis y Leal (2008) y, simultáneamente, pensar en la comunidad religiosa a la que pertenezco, sin dejar de recordar otras comunidades que quedaron plasmadas en mi red profesional: las jóvenes, mi comunidad de aprendizaje en la Maestría, etc.

Fui dibujando en mi mente lo que somos: “personas que se han reunido físicamente o por otros medios, debido a que tienen algo en común, lo cual los mantiene juntos” (p. 8)

Tanto en mi comunidad religiosa, como en la comunidad de aprendizaje puedo distinguir los elementos de:


También en la comunidad compartir experiencias, responsabilidades e identidad, así como darnos espacios temporales, realizar rituales de bienvenida-despedida y crear relaciones significativas con algunos miembros es parte de la esencia que nos caracteriza. (Pool, 2009 citado por Galvis y Leal (2008).

Muchas de nuestras comunidades son internacionales, nos une un mismo espíritu y objetivo. La diferencia de razas y culturas nos enriquecen y amplían nuestra mirada sacándonos, muchas veces, de pequeños esquemas. El sentido de lo que somos y hacemos lo da el compartir y tratar de vivir unos valores comunes.

Reconozco en las dimensiones que aporta Rovai, citado por Galvis y Leal (2008, p. 13) el esfuerzo por vivir en:
 
En muchos momentos somos también Comunidad que aprende (CoA), por ejemplo, en reuniones de Formación, o en Capítulos o Asambleas Generales (a nivel mundial) o Provinciales (por países). Ahí compartimos temas, intercambiamos realidades, experiencias, puntos de vista, en un clima de respeto, no siempre libre de tensiones, pero siempre buscando un bien mayor. Al final de estas reuniones elaboramos proyectos que quedan plasmados en libros o folletos con líneas de acción a las que nos comprometemos a corto y largo plazo.

Por lo general aceptamos puntos de vista, y opiniones de personas externas que pueden ayudarnos a ver y contextualizar la realidad. Nos interesa, sobre todo, conocer el complejo mundo juvenil al que nos dedicamos.

Las dimensiones y diferencias presentadas por Riel y Polin (2004) citado por Galvis y Leal (2008, pp. 17-19), se ajustan perfectamente a lo que vivimos en nuestras comunidades.

También puedo afirmar que somos comunidades de práctica (CoP).Esquemáticamente puedo ilustrarlo así:
Aun cuando reconozco que, ciertamente las comunidades nacen, crecen, se realizan y mueren, una cosa tengo por cierta: en nuestro caso, al haber nuevos miembros, las comunidades se renuevan, al tener un dominio que se mantiene actual, seguimos siendo comunidades con potencial, consolidadas y activas.

Esto es lo que les puedo compartir, a mi comunidad virtual en práctica (CoViP) que actualmente está activa. No soy docente, pero creo que la Docencia y el Desarrollo Humano van de la mano. Interactúan. Hasta este momento sus puntos de vista me han enriquecido, y han ampliado mis valores. Vamos formando una CoViP heterogénea, diversificada y enriquecedora.

¡Espero sus comentarios!

En red, sin red!!


Al finalizar mi tránsito por el nivel 6 me encontré con una seria dificultad: de pronto me encontré en un lugar sin acceso a internet. Me pregunté: ¿Cómo puedo estar en red, sin red… eso sí que supuso un grado de dificultad serio…

Me di a la tarea de la creatividad: desplazarme a un lugar, con el tiempo medido, para poder descargar documentos, blogs, videos y poder trabajar en red, sin red para volver nuevamente a conectarme con el tiempo justo para subir el blog, responder algunos blogs, etc.

Esta experiencia me ha llevado a darme cuenta del avance de estas semanas. El no tener acceso a internet me forzó a detenerme en la lectura de buenos textos que le dieron un sentido más amplio al aprendizaje en red. Pude leer con cierta tranquilidad a De Franco, A. (2008). SOBRE A CONSTITUIÇÃO DA ESCOLA-DE-REDES (http://escoladeredes.net/page/sobre-a-constituicao-da) y a Stephen Downes (2006):  Learning Networks and Connective Knowledge:  http://itforum.coe.uga.edu/paper92/paper92.html. Algunas ideas breves que comparto, pues me llamaron la atención son:

·       Son las personas conectadas en red, que cooperan entre sí para desarrollar los temas, compartir voluntariamente sus conocimientos, divulgar y aplicar los productos que desarrollan.

·       Toda red es un conjunto de caminos. Todo camino es una peregrinación hacia el futuro. Y cada camino es una posibilidad diferente de futuro. Si alguien está conectado a dos personas, tenemos dos caminos, dos posibilidades diferentes de futuro. Si está conectado a diez personas, son diez posibilidades de innovación, son diez oportunidades, son diez puertas diferentes para el futuro.

·       El proceso de aprendizaje emerge de la propia interacción, no de la participación en proyectos lanzados de arriba a abajo.

·       La Escuela de Redes defiende y valora la libertad de opinión, respeta la divergencia de puntos de vista y promueve el debate democrático unido con cortesía y amabilidad.

·       Así que ninguno puede decir que pertenece a la Escuela de Redes solo por el hecho de estar registrado en un sitio. Es necesario realizar las actividades.

·       El cerebro humano es como las computadoras, pero no computadoras con símbolos y programas, sino como computadoras cuando están conectadas simultáneamente en una red.

·       La informática, la comunicación y el aprendizaje no son un lugar al que vamos para realizar algo. Más bien  son recursos imprescindibles como el agua, la electricidad, los teléfonos que están presentes en cualquier lugar.

·       El aprendizaje se da en comunidad, donde la práctica del aprendizaje es la participación en la comunidad. Los ambientes de aprendizaje son multidisciplinares.

Esto lo he estado reflexionando hasta darme nuevamente un tiempo para desplazarme y encontrar señal de internet para vaciar la información.

En mi afán por llevar a cabo la tarea del nivel 6, con el tiempo contado, fui abriendo los blogs de los participantes de verano: me di cuenta que unos iniciaron y nunca más alimentaron su blog. Me encontré con compañeros de camino que vamos más o menos al mismo ritmo y con algunos que se han ido quedando rezagados… Así es que me propuse animarlos.
Me di la oportunidad de abrir los blogs de nuestros compañeros de TRAL de Colombia, en la universidad de Cali.  Pocos han concluido, muchos se quedaron en el camino y algunos solo se dieron la oportunidad de comenzar…

Y me fui a abrir los blogs de los participantes de verano 2015: encontré a muchos que llegaron a la meta… y eso me ha servido de estímulo. También yo deseo llegar a la meta. Así concluyo este sexto nivel.

Pude comentar varios de los blogs de mis compañeros de TRAL. Norma Silva, Verónica Pérez, Ma. Del Carmen Liévanos, Aída María Hernández, Elda Luz Martínez, Yunuen Alcaraz, Vicente Alarcón, Roxana Beltrán.

Acompasar…


Mirando hacia atrás…
Voy teniendo en claro que el “hilo narrativo de TRAL” consiste en llevarnos a “pensar en red”. A través de una ruta bien trazada he ido tomando conciencia, primero, de mi Ambiente Personal de Aprendizaje. Ahí me percaté de mi forma estructurada de pensar, esquematizar y separar y de las pocas herramientas que estaba utilizando. Desde esa realidad inicié este trayecto. Casi sin darme cuenta me animé a explorar otras posibilidades de aprendizaje, a usar nuevas herramientas y a intentar interactuar con otros a través de la red.

Puedo entender que la idea es ayudarnos como profesionistas a crear redes de aprendizaje de tal forma que podamos compartir información, echar mano de herramientas que se van volviendo imprescindibles hoy día y que requieren un nuevo estilo de organización personal y en común. Hacer el ejercicio de mi red profesional de aprendizaje ha generado un cambio interno en mi: curiosamente ahora estoy con una persona y sé que detrás de esa persona hay otras muchas con las que estoy interactuando, aunque no presencialmente. Es decir: la relación con una persona es la relación con el infinito mundo de las relaciones…
Durante la ruta he compartido mis intereses profesionales, algo de mi vida personal y mi hacer, así como la forma en que he ido ampliando mis espacios de presencia en red a través del uso de nuevas herramientas. Y, como facilitadora del Desarrollo Humano, en el fondo de mis reflexiones he tenido presente el cómo se puede interactuar con otros a quienes no ves cara a cara, pero que sabes que están ahí, que te leen, que te siguen… Hacer esta lectura ha sido también interesante.


En mis reflexiones no han faltado las metáforas, algunos de los títulos de las entradas de mi blog lo dicen: los hilos de una red; pasar de atisbar a apropiarme, una red entre otras redes, y todo eso con un ingrediente: el desarrollo humano.
TRAL me ha abierto a un mundo nuevo. Un mundo que, honestamente, me ocasionaba desconfianza… hacerme visible en la red y dejar de ser solo “consumidora” para aportar algo de mi no me ha resultado tan sencillo. Dedicarle el tiempo necesario para avanzar, con la paciencia del que va aprendiendo una nueva destreza y haciéndola suya poco a poco; por último, el poder organizar mejor, desde la red, mi material de búsqueda, y los productos académicos. Además, el tener compañeros que me leen y retroalimentan.

En realidad, la gran desventaja ha sido el factor tiempo… me di cuenta que avanzaba lentamente en el proceso y, a ratos eso me ha generado un poco de ansiedad. Pero creo que TRAL tiene algo interesante: estar en la ruta e ir más o menos al ritmo de algunos de tus compañeros te pone el reto de “acompasar” para no quedarte tan atrás.
Por último, leer los blogs de mis compañeros también me ha servido de aprendizaje y de estímulo continuo, aunque he visto que algunos iniciaron y no continuaron el camino… TRAL también te empuja continuamente a no cejar en el intento de tejer redes junto con otros.

Desde aquí gracias a Verónica Pérez, Yunuén Alcaraz, Norma García, Héctor Hernández, Vicente Alarcón, Elda Luz Martínez, Ma. Del Carmen Luévanos, Rossana, por seguirme y por seguirlos: me van enriqueciendo en esta ruta.